INICIO
images_fader/iacf1.jpg
Tarot es el nombre que recibe la baraja de cartas que se emplea como método de adivinación. Muchas son las páginas que se han escrito sobre su procedencia, pero nadie, ni los más eruditos, han dado todavía con la clave de su origen. Algunos han creído ver en los símbolos del Tarot los misterios egipcios contenidos de forma jeroglífica en templos y bibliotecas; otros lo han comparado con la Cábala judía, el chamanismo celta o los oráculos de Caldea, por poner algunos ejemplos. Posiblemente los orígenes más cercanos del Tarot hay que situarlos en la Italia del siglo XV. En el año 1442, en las cortes ducales de Venecia, Milán, Florencia y Urbino aparecieron las primeras barajas pintadas y diseñadas a mano por artistas de prestigio con las que se realizaban diferentes tipos de juegos. Posteriormente los gitanos, grandes adivinadores y jugadores de cartas las utilizaron como método adivinatorio y las difundieron por Europa. Durante el siglo XVIII en Francia tuvo una gran acogida como práctica adivinatoria dado el ambiente ocultista que reinaba en la época. Lo cierto es que, a pesar de sus usos iniciales y de las constantes modificaciones que ha sufrido en cuanto a número de cartas y diseño, e incluso de haber sido perseguido por el clero y la Inquisición, el Tarot ha pervivido a lo largo de los siglos y ha llegado a nosotros convertido en una de las prácticas adivinatorias que goza de mayor popularidad y posee un considerable número de adeptos.
 
Igual que las runas, las imágenes contenidas en cada una de las cartas del Tarot están cargadas de un gran simbolismo. Representan virtudes y vicios humanos, arquetipos que nos conectan con nuestra propia vida sacando a la luz las pasiones, los deseos y las emociones que se encuentran prisioneras en nuestro inconsciente o de las que tenemos noticia pero no somos capaces de aceptar o ver. Describen un gran abanico de situaciones en el tiempo ofreciéndonos información de lo que nos está ocurriendo en el presente, de los hechos sepultados en el pasado, y de lo que posiblemente nos deparará el futuro. El Tarot recoge como en un inmenso libro todo el significado de la Vida en general y de nuestra vida en particular porque posee las cualidades de un espejo que nos devuelve la auténtica imagen de los que somos. Hay personas que se burlan de las consultas que se hacen al Tarot y ridiculizan sus conclusiones pensando que son grotescas supercherías. Tal vez nunca se hayan detenido a pensar en las relaciones que existen entre lo universal y lo particular, entre el pasado y el presente y que todos coexistimos en un punto del universo donde se alza alma universal. Estos naipes tan especiales pueden ayudarnos de la misma manera que lo hacen las runas, los sueños, las leyendas y los mitos, los cuentos o las creaciones artísticas... todos hablan de nosotros y siempre están dispuestos a auxiliarnos cuanto carecemos de imágenes propias para resolver nuestros problemas vitales.

CONOCIMIENTOS

La mente, su alteración y su capacidad
El cerebro humano, se dice  es el computador más potente que ha sido creado, tambien se dice que es el punto de conexión con el resto del universo y nuestro alma lo que nos lleva  a saber  La mente es una de las herramientas más poderosas del ser humano. Mente es sinónimo de vida inteligente, de consciencia humana, de capacidades paranormal, conexión. ¿Sabemos utilizar los ilimitados recursos de la mente?. La respuesta es sencilla: no.

Cuando hablamos de facultades mentales no estamos haciendo referencia sólo a capacidades lógico-matemáticas precisas, a resolver complejos planteamientos o a tener un elevado coeficiente de inteligencia; la facultad del ser humano es práctica ya que aborda y abarca aspectos cotidianos, usuales de nuestra existencia. Desarrollar nuestra capacidad para crecer, y obtener una vida plena y eficaz es eje fundamental de la mente. Nuestra mente, con demasiada frecuencia, se vuelve nuestra enemiga, nos “machaca” con pensamientos negativos y autodestructivos, dando giros y giros sin fin a cuestiones nada positivas o benéficas para nosotros. Si, la mente es, en cierta manera, una “tramposa”, un aliado incómodo que nos juzga y deja malos insabores.

Read More

EL trebol, atrae fama, riqueza, amor y salud.

Desde que nos alcanza la memoria hemos oído decir que encontrar un trébol de cuatro hojas es signo de buena suerte. Pero no es necesario estar hurgando enloquecidos en los prados con el afán de encontrar la ramita que en vez de tres hojas tenga cuatro, porque también el trébol corriente, el de tres hojas, es una planta que otorga buena suerte. Aunque, claro, si tres dan buena suerte, la versión de cuatro hojas lógicamente debe conferir a su portador mejor suerte todavía. De tres o de cuatro hojas, el trébol, tradicionalmente, ha sido una planta que cumple dos propósitos principales: por un lado confiere buena suerte y por otro priva a los espíritus malévolos y a las brujas de su voluntad evitando que actúen a su antojo.

Read More

Tener libre acceso a la información y al conocimiento
Todos debemos saber con absoluta claridad, que el ocultismo (oculto por desconocido), incluyendo la utilización los osciladores armónicos con el péndulo, es algo natural, nada tiene de misterioso, es solamente la utilización de facultades, que poseemos, y que hemos olvidado la manera de utilizarlas.

Pero ¿qué es lo que vamos a conseguir con la utilización de estas facultades?

Lo primero es tener acceso a toda la información y al conocimiento sin restricciones, libremente y de una forma en la que no tenemos que pagar por su acceso, que podemos utilizarlo libremente y que podemos transformar nuestro entorno en algo mucho mejor.

Es decir accedemos sin manipulaciones, transformamos nuestro entorno sin depender de otras personas, nos hacemos libres.

¿Pero cuáles son las bases?
En primer lugar debemos tener la certeza de si existe la verdad o si todo es ilusión, ya que en caso de que solo fuéramos una ilusión no existiría la verdad y cualquier  camino que siguiésemos podría se erróneo.

Read More

El elfante

El elefante como amuleto tiene una procedencia hindú y surge de la leyenda de Ganesha, el dios con cabeza de elefante del panteón hindú. Era hijo del dios Siva y la diosa Parvati. Se distinguía por ser muy obediente a las ordenes que le daban sus superiores y profesaba un gran amor a su madre. A Parvati le gustaba quedarse sola en su palacio y para que nadie la molestara ponía a Ganesha de centinela en la puerta con la orden de no dejar pasar a nadie y así evitar ser molestada. En cierta ocasión mientras su madre se bañaba él cuidaba su intimidad tratando de que nadie irrumpiese en la casa. Cuando su padre Siva quiso entrar en el palacio,  le negó la entrada pues no tenía la autorización de su madre. Siva se enfureció y con su espada le cortó la cabeza que saltó y rodó por una pendiente hasta desaparecer.

Read More