IMAGE Científicos prueban que entrelazamiento cuántico es real . . .
Durante casi un siglo, los científicos han puesto a prueba el fenómeno del entrelazamiento...
IMAGE Meteorito cae en Australia causando un TERREMOTO M3.8 . . .
Meteorito cae en Australia causando un  TERREMOTO M3.8 también se observaron  "objetos ardientes en el...
IMAGE Presentan oficialmente la evidencia de Nibiru o Planeta 9 . . .
En enero de 2016, los investigadores de Caltech Konstantin Batygin y Mike Brown, presentaron evidencia de un noveno...
Para hacernos una idea de cómo es una baraja de Tarot lo mejor que podemos hacer es acercarnos a ella. Tal vez conocemos las cartas del Tarot porque hemos oído hablar de ellas, hemos leído algún comentario o incluso en alguna ocasión nos han echado las cartas, pero quizá no hemos reparado demasiado en ellas. Si sentimos interés o nos atraen de una forma especial, una manera de saciar la curiosidad es adquirir una baraja en cualquiera de los establecimientos que se venden. Este paso no requiere ninguna dificultad.

Se compone de un total de 78 cartas, 22 son los arcanos mayores y 56 son los arcanos menores. Existen una gran variedad de teorías sobre su origen pero en la actualidad sigue sin conocerse. En 1781 Court de Gebelin piensa que los arcanos mayores tenían uno origen egipcio, otros dicen que su origen es hebreo y otros que las simbología es una traducción o adaptación de los símbolos viquingos a la época. Lo cierto es que se ha convertido en uno de los sistemas adivinatorios por excelencia y en todos ellos se mantiene su simbología.

Los arcanos menores, son en total 56 que corresponden en realidad a los cuatro palos de la baraja tradicional española, oros, copas, espadas y bastos y que tienen una correspondencia con la baraja francesa.

    * Oros --------- Tréboles
    * Copas -------- Corazones
    * Espadas ------ Picas
    * Bastos ------- Diamantes

Tarot es el nombre que recibe la baraja de cartas que se emplea como método de adivinación. Muchas son las páginas que se han escrito sobre su procedencia, pero nadie, ni los más eruditos, han dado todavía con la clave de su origen. Algunos han creído ver en los símbolos del Tarot los misterios egipcios contenidos de forma jeroglífica en templos y bibliotecas; otros lo han comparado con la Cábala judía, el chamanismo celta o los oráculos de Caldea, por poner algunos ejemplos. Posiblemente los orígenes más cercanos del Tarot hay que situarlos en la Italia del siglo XV. En el año 1442, en las cortes ducales de Venecia, Milán, Florencia y Urbino aparecieron las primeras barajas pintadas y diseñadas a mano por artistas de prestigio con las que se realizaban diferentes tipos de juegos. Posteriormente los gitanos, grandes adivinadores y jugadores de cartas las utilizaron como método adivinatorio y las difundieron por Europa. Durante el siglo XVIII en Francia tuvo una gran acogida como práctica adivinatoria dado el ambiente ocultista que reinaba en la época. Lo cierto es que, a pesar de sus usos iniciales y de las constantes modificaciones que ha sufrido en cuanto a número de cartas y diseño, e incluso de haber sido perseguido por el clero y la Inquisición, el Tarot ha pervivido a lo largo de los siglos y ha llegado a nosotros convertido en una de las prácticas adivinatorias que goza de mayor popularidad y posee un considerable número de adeptos.

Volver