Amuletos
images_fader/iacf1.jpg

El Péndulo, paso a paso (Método-Tutorial).#P5

El péndulo, aprender a concentrarnos.#P4

Ojo de OrusUno de los grandes miedos que tienen muchas personas es ser víctimas del "mal de ojo". Este mal consiste en la influencia negativa que ejerce una persona perversa o envidiosa sobre otra provocándole desgracias, enfermedades e incluso la muerte, por medio de la mirada. Para evitarlo, numerosas culturas a lo largo de muchos siglos han recurrido al uso de amuletos protectores con la finalidad de desviar o hacer bajar la vista del malvado para que no pueda penetrarnos con su mirada ni causarnos daño alguno haciéndonos víctimas de su maldad. Evitando el contacto ocular directo se prevenía el ataque de la persona que quería trasmitir algún tipo de infortunio. Había dos manera de desviar la mirada del perverso; una era desafiándole con algo que le desagradase o le provocase miedo o distrayéndole con algún objeto. Y fueron estos dos aspectos los que prevalecieron a la hora de confeccionar los amuletos contra el "mal de ojo".

EscarabajoEl escarabajo sagrado del antiguo Egipto es uno de los amuletos que goza de mayor popularidad en todo el mundo. Se encuentra presente en broches, anillos, pendientes y colgantes y lo podemos adquirir sin ninguna dificultad en infinidad de comercios y tiendas esotéricas. Su fama en el terreno de la magia arranca de hace más de 4.000 años y se puede decir que es uno de los amuletos más antiguos del mundo. Tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección pues representaba la vida. Los egipcios lo consideraban sagrado y lo relacionaban con la creación, la reproducción, la virilidad, la sabiduría, la renovación, la resurrección y la inmortalidad. Fue venerado por el pueblo como divinidad simbolizando al dios de la creación y confeccionado de mil formas diferentes. De hecho uno de los adornos más populares era la sortija de sello decorada con el símbolo del escarabajo. Pero ¿por qué el escarabajo?, ese animal tan sencillo que anda haciendo pelotas con el estiércol.