Amuletos
images_fader/iacf1.jpg

El Péndulo, paso a paso (Método-Tutorial).#P5

El péndulo, aprender a concentrarnos.#P4

El laurel, como muchas otras plantas, tiene detrás algunas historias que se remontan a la Grecia antigua y está relacionado con dioses y ninfas. De hecho la palabra "laurel" en griego significa Dafne, nombre de una de las ninfas de las que se enamoró Apolo.

Según cuenta la mitología griega, Dafne era una ninfa, hija del dios-río Peneo, que había decidido no casarse nunca. Enamorado de ella el dios Apolo, la ninfa no quiso corresponder a sus deseos y huyó a las montañas. Apolo la persiguió y cuando Dafne vio que iba a ser alcanzada suplicó a su padre que la transformara para escapar de las caricias del dios. Su padre consintió en ello y la convirtió en laurel. Apolo, desconsolado por la pérdida, hizo del laurel su árbol sagrado; lo adoptó como símbolo suyo y cortando algunas ramas se hizo una corona. En toda la Grecia antigua, y como consecuencia de esta leyenda, el laurel siempre estuvo asociado al dios Apolo.

El escarabajo sagrado del antiguo Egipto es uno de los amuletos que goza de mayor popularidad en todo el mundo. Se encuentra presente en broches, anillos, pendientes y colgantes y lo podemos adquirir sin ninguna dificultad en infinidad de comercios y tiendas esotéricas. Su fama en el terreno de la magia arranca de hace más de 4.000 años y se puede decir que es uno de los amuletos más antiguos del mundo. Tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección pues representaba la vida. Los egipcios lo consideraban sagrado y lo relacionaban con la creación, la reproducción, la virilidad, la sabiduría, la renovación, la resurrección y la inmortalidad. Fue venerado por el pueblo como divinidad simbolizando al dios de la creación y confeccionado de mil formas diferentes. De hecho uno de los adornos más populares era la sortija de sello decorada con el símbolo del escarabajo. Pero ¿por qué el escarabajo?, ese animal tan sencillo que anda haciendo pelotas con el estiércol.