Estamos en un punto sin retorno

Lo cierto es que las cosas están difíciles independientemente del país en el que vivamos, ya que todos van por un camino similar y  dependemos de lo mismo, es decir, de la energía (combustibles) que planetariamente hablando está acabándose y de los alimentos que dependen del clima con sus alteraciones anómalas y otros eventos "anómalos.

También a pesar de las buenas palabras de las clases dirigentes todo va a mucho peor y su duración es previsible que sea de décadas con tendencia a empeorar.

 

 Todo esto nos da a entender que algo diferente a una crisis según el modelo tradicional y que  va para muy largo. Esto no debe ser una causa de frustración a nivel personal, sino que es un momento de limpieza de la basura y si somos capaces de ponernos a trabajar para crear  los medios necesarios para la transición (que es sin duda lo más difícil), a continuación todo irá bien con infinidad de nuevas posibilidades pero teniendo presente que no debemos cometer los errores del pasado y crear algo realmente excepcional en el nuevo tiempo que se nos está dando.