IMAGE Científicos prueban que entrelazamiento cuántico es real . . .
Durante casi un siglo, los científicos han puesto a prueba el fenómeno del entrelazamiento...
IMAGE Meteorito cae en Australia causando un TERREMOTO M3.8 . . .
Meteorito cae en Australia causando un  TERREMOTO M3.8 también se observaron  "objetos ardientes en el...
IMAGE Presentan oficialmente la evidencia de Nibiru o Planeta 9 . . .
En enero de 2016, los investigadores de Caltech Konstantin Batygin y Mike Brown, presentaron evidencia de un noveno...
Runa es el nombre que recibe cada uno de los caracteres del alfabeto utilizado por diferentes pueblos y culturas, entre los que se encontraban, sobre todo, los celtas, los germanos y los vikingos. Su origen es todavía hoy bastante impreciso aunque se piensa que apareció entre los siglos II a III a. C. y se utilizó ampliamente en Europa del Norte, Escandinavia, Gran Bretaña e Islandia hasta el siglo XVII. El alfabeto rúnico recibió también el nombre de Futhark por el valor que reciben de sus seis primera letras (f, u, th, a, r, k) y conoció tres variedades principales: el alfabeto rúnico antiguo o germánico, el alfabeto anglosajón y el alfabeto rúnico reciente o nórdico, también llamado vikingo. El primero de ellos, el germánico, está formado por 24 caracteres o símbolos cada uno con su nombre y su sonido equivalente. Se utilizó entre los siglos V y VII d.C. y sus 24 caracteres están divididos en 3 grupos de 8, llamados familias. El segundo, el anglosajón está formado por 28 caracteres y se utilizó entre los siglos V y XII d. C. en Gran Bretaña. Y por último, el tercero, el nórdico o vikingo está formado por 16 caracteres que posteriormente aumentó a 26. Es característico de los de los países nórdicos y tuvo su apogeo entre los siglos V y XII.
A pesar de que su procedencia está todavía hoy sometida a estudio, una de las ideas más generalizadas es que surgieron del alfabeto etrusco utilizado por las tribus itálicas del norte que se establecieron en los Alpes orientales. Es posible que posteriormente algún pueblo germánico instalado en alguna región de lo que hoy es Bohemia lo desarrolló entre el siglo II o el III d.C. A las dificultades de establecer sus orígenes hay que añadir que tampoco se conoce ninguna obra literaria escrita en este alfabeto. Sólo se han encontrado inscripciones más o menos largas grabadas en monumentos ofreciendo máximas y consejos, por supuesto para aquellos que supieran leer y descifrar los enigmáticos mensajes.

Las inscripciones más antiguas que se conocen se sitúan en el año 200 (siglo III) en Dinamarca, país que conserva más de 200. Suecia sin embargo se pone a la cabeza con 2000 inscripciones y Noruega unas 50. Los caracteres de este alfabeto tienen una forma alargada muy peculiar porque se realizaban sobre pequeños tocones de madera cuya fibra seguía el sentido longitudinal, por eso tuvieron que evitarse los rasgos horizontales y las curvas. Hasta la fecha no se han encontrado ninguna de estas tablas, pero sí se poseen inscripciones en piedra y en metal encontradas en toda la Europa occidental sobre monumentos de piedra y en objetos metálicos tales como puntas de lanza y amuletos.

A pesar de toda la complejidad y misterio que rodea la existencia y origen de las runas, han pervivido a lo largo de los siglos y nos han acompañado para realizar un viaje al interior de nosotros mismos. ¿Un viaje interior?. Sí, así es, porque cada uno de estos signos era algo más que una simple letra. Poseían un poder mágico... , pero eso es ya otro tema que veremos.
Volver