El Tarot, esos naipes tan especiales
images_fader/iacf1.jpg
Para hacernos una idea de cómo es una baraja de Tarot lo mejor que podemos hacer es acercarnos a ella. Tal vez conocemos las cartas del Tarot porque hemos oído hablar de ellas, hemos leído algún comentario o incluso en alguna ocasión nos han echado las cartas, pero quizá no hemos reparado demasiado en ellas. Si sentimos interés o nos atraen de una forma especial, una manera de saciar la curiosidad es adquirir una baraja en cualquiera de los establecimientos que se venden. Este paso no requiere ninguna dificultad.

Ahora ya la tenemos. Al cogerla en la mano contamos las cartas y nos damos cuenta de que suman un total de 78. Para verlas todas en su conjunto podemos extenderlas en una mesa en el orden en el que las hemos adquirido. Así podremos descubrirlas una a una desde la primera hasta la última, enfocando la mirada sobre las imágenes. Si nos fijamos un poco podemos comprobar que de estas 78 cartas las 22 primeras están numeradas del 1 al 21, excepto una, y que son diferentes del resto de la baraja. A estas 22 cartas se les denomina Arcanos Mayores. Fíjate bien. Cada una está formada por varios elementos: un número en la parte superior, un dibujo central donde se representan figuras humanas, de animales o de cosas y un nombre (el de cada arcano) en la parte inferior. Verás que hay una que carece de número en la parte superior, es El Loco y su posición en la baraja puede variar, es por ello que la podemos encontrar o bien al principio o bien al final de los Arcanos Mayores. Míralas sin miedo, el I corresponde a El Mago, el II-La Sacerdotisa, III-La Emperatriz, IV-El Emperador, V-El Papa, VI-Los Amantes, VII-El Carro, VIII-La Justicia, VIIII-El Ermitaño, X-La Rueda de la Fortuna, XI-La Fuerza, XII-El Ahorcado, XIII-La Muerte, XIIII-La Templanza, XV-El Diablo, XVI-La Torre, XVII-Las Estrellas, XVIII-La Luna, XVIIII-El Sol, XX-El Juicio, XXI-El Mundo. Obsérvalas bien para ir descubriendo cada detalle de los dibujos y su globalidad. Con este primer contacto visual te irás familiarizando con ellas y no te resultarán tan lejanas, tan extrañas, tan inasequibles.

Continuamos nuestra expedición a través de la baraja. Ya hemos dejado atrás, de momento, a los Arcanos Mayores. Ahora encontramos ante nuestros ojos otras 56 cartas que nos recuerdan a una de las barajas de naipes modernas, de esas que utilizamos para nuestros juegos. Son los Arcanos Menores, divididos en cuatro palos: oros, copas, espadas y bastos. Cada palo como podemos observar consta a su vez de 14 cartas de las cuales descubrimos que hay cuatro figuras que corresponden al rey, la reina, el caballo y la sota, y las diez restantes están numeradas del 1 al 10.
Ya las tenemos todas. Las contemplamos una vez más mientras hacemos un vuelo rasante con la mirada. Descubrimos lo extraños y enrevesados que parecen esos dibujos plasmados en las 78 cartas, sobre todo en los 22 Arcanos Mayores. Nos hacemos mil preguntas sobre su significado, y no acertamos a responder. Es normal. El Tarot es una baraja de naipes especial. Tenemos que conocerla, descifrarla, aprenderla, asimilarla e interiorizarla, sólo entonces la comprenderemos.

También Meigaweb te ayuda a comprender a los Arcanos Mayores del Tarot y a familiarizarte con ellos si te decides a adquirir alguna de las barajas que te ofrece realizadas en tres tamaños diferentes. Junto al mazo de cartas encontrarás un folleto explicativo donde se indican los diferentes significados de cada carta. Esto te resultará de gran utilidad a la hora de hacer las consultas a través de la red. Sólo de esta manera llegarás a un conocimiento más exacto en las interpretaciones de cada tirada.