Celtas y druidas
images_fader/iacf1.jpg

Es un símbolo anterior a las Cristiandad y conocido durante mas de 5500 años en diferentes culturas, es un símbolo céltico de la Diosa Triple y en el Norte es símbolo del Dios Odín que es el Dios principal de la mitología escandinava ocupando un lugar similar al del Zeus en la mitología griega y se caracteriza por su carácter de cabeza de familia y líder de los demás dioses, también acoge a los guerreros caídos heroicamente en combate y sus almas son recogidas por las Valquirias en un gran banquete en la estancia de Valhalla, compuesto por tres partes, los tres peces de Vesica entrelazados en la intersección de círculos iguales, cuyas circunferencias pasan cada una por el centro de la otra, marcando la intersección de los círculos siendo un símbolo muy común en todo lo relacionado con la mitología celta y sus leyendas.

El triqueta en el mundo cristiano tiene mucha importancia ya que es una representación perfecta del concepto de "tres en uno" es el misterio de la trinidad y también incorpora otro símbolo muy popular, el pez, en su forma original de los peces del Vesica siendo necesario dar importancia a este punto.

Los Celtas llegaron a Europa como inmigrantes que procedían del Este y que se asentaron el siglo IX a.C., extendiéndose sobre todo por la Galia, la Península Ibérica, el Norte de Italia, los Balcanes, Asia Menor, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda.

Los Celtas, en el siglo V a.C, se dedicaron a saquear y conquistar a los pueblos cercanos a ellos; pertenecían al mismo grupo tribal y hablaban dialectos similares, eran buenos profesionales y hábiles metalúrgicos, fabricantes de carros y constructores de carreteras, expertos agricultores y ganaderos; también eran buenos guerreros de gran valor y mucha ferocidad en las luchas, hasta el limite de que eran temidos por los romanos.