Angeología, los ángeles
images_fader/iacf1.jpg
Según las tradiciones de las diferentes religiones, los Ángeles son los primeros seres creados por Díos. Los  Ángeles son seres etéreos, cuyos deberes eran, entre otros, y sobre todos, asistir, servir a Dios, así como ser los claros intermediarios entre lo Divino y los hombres. En el Judaísmo ya tenían la apariencia física de seres alados, y  existían ángeles portadores “del bien”; y portadores de potencias malignas que encajaron de modo natural el nombre de “ángeles malos” o ángeles caídos, y por tanto servidores del mal, también conocidos como demonios. A lo largo de los siglos, los Ángeles judíos evolucionaron; se dice que tomaban formas de varones humanos y que podían ser confundidos con los hombres reales. Eran muy espirituales, y cumplían diferentes funciones; aparecían los Ángeles que solo servían a la divinidad, Ángeles mensajeros, Ángeles castigadores, etc.…
En el Cristianismo, consideraban a los Ángeles como seres creados por Dios que actuaban como sus enviados, o mensajeros y están organizados en tres órdenes o Coros Angelicales.

ArcanglesRAFAEL, por ejemplo, se sitúa siempre al frente cuando llegan los problemas de salud. Es el arcángel sanador por excelencia y a quien se debe invocar cuando algo esté fallando en nuestro organismo. Su nombre significa "Dios cura" o "el remedio de Dios". Custodia la salud de la humanidad. La fama le viene por el relato que aparece en el Libro de Tobías de la Biblia. En él se narra que Rafael, bajo la identidad de Azarías, se ofreció para acompañar e indicarle el camino a Tobías durante un viaje que tenía que realizar por encargo de su padre, enfermo de los ojos. En el camino, Tobías se acercó a la orilla del río Tigris para lavarse los pies y un pez enorme saltó del agua para devorarle. Rafael le dijo que cogiese al pez y le sacase la hiel, el corazón y el hígado porque eran medicinas excelentes. Intrigado por la respuesta de su acompañante, Tobías pidió que le explicase en qué consistía la medicina. Y el ángel le contestó: "Se queman el corazón y el hígado del pez delante de un hombre o mujer atormentados por el demonio o por un espíritu maligno y desaparece todo tormento para siempre. La hiel sirve de ungüento para las manchas blancas de los ojos; se sopla sobre ellas y se curan". Siguiendo las recomendaciones de Rafael, Tobías curó la ceguera que padecía su padre. El arcángel Rafael es, además, el protector de los caminantes y viajeros por esa compañía desinteresada que ofreció a Tobías durante su viaje.