Símbolos

LA CIVILIZACIÓN HUMANA COLAPSARÁ ANTES DEL 2050 (30 AÑOS) PROBABLEM

Un angustioso análisis del cambio climático en Australia tiene algunas malas noticias: la...

UN ESTUDIO MUESTRA QUE EL HIELO ANTÁRTICO SE DERRITE A UNA VELOCIDAD

Una nueva investigación publicada el jueves reveló que las capas de hielo en la Antártida se están...

CIENTÍFICOS ADVIERTEN QUE LA DESAPARICIÓN DEL PERMAFROST AUMENTARA E

Aseguran que el derretimiento de los hielos en el Ártico provocará la liberación acelerada de...

EL CATACLÍSMICO EN FORMA DE BOMBA DE DEUDA GLOBAL EXPLOTARÁ EMPOBRE

Una vez que la bomba de la deuda mundial explote, no quedará mucho para nadie. Los gobiernos...

EL CAMBIO DEL CLIMA AUMENTA EL RIESGO DEL ENORMES TSUNAMIS CON OLAS DE

"A medida que los glaciares disminuyen en todo el mundo, modifican dramáticamente los paisajes",...

El hombre ha sentido siempre miedo. Antes y ahora. La enfermedad, el desamor, la debilidad, el fracaso, lo desconocido, la soledad, la pobreza, la insatisfacción de nuestros deseos. Estos y otros muchos males hacen que nos sintamos desdichados, por eso les tememos. Buscamos liberarnos de ellos al mismo tiempo que intentamos mitigar, eliminar el sufrimiento que provocan en nosotros. Buscamos un camino, un aliado que nos auxilie. Algo que calme el miedo y la aflicción que a veces nos impide continuar avanzando por la vida. Por eso muchas personas necesitan creer. Creer que existe algo poderoso capaz de protegernos y devolvernos la fortuna y la dicha.
La palabra amuleto podría ser originaria del latín amuletum que significa apartar. Otros, los menos dicen que proviene de la raíz árabe Jamalet que significa lo que se lleva o colgante. Se puede decir que un amuleto es un objeto que se lleva encima y tiene la virtud de librar esa persona de daños o peligros. El tipo de dibujos o tipología que pueden llevar grabados pueden ser muy variados.

Desde la época prehistórica siempre se ha dado a los amuletos poderes sobrenaturales o la capacidad de conseguir aquello que se desea o quiere.

En la Edad Media se buscaban brujos o magos que realizasen estos amuletos para conseguir los fines deseados, pero con la Inquisición se produjo la persecución de las personas que podían fabricarlos y darles los citados poderes. De cualquier forma la confianza se mantuvo a pesar de las persecuciones y hoy todavía en el siglo XXI persiste.