El Tarot, esos naipes tan especiales
images_fader/iacf1.jpg

Representa lo sólido. Todo en esta imagen habla de autoridad y de dominio, desde el mundo interior al exterior. El secreto del poder está encerrado en el equilibrio, no dejando espacio para la debilidad . Las emociones y los sentimientos se mantienen bajo el control de la razón. Nada se deja al azar.
Cuando aparece al derecho, puede significar ganancias en la lotería.


En el plano afectivo, consolidación de una relación, pudiendo terminar en matrimonio.


Profesionalmente, iniciativas afortunadas.


Como persona, se trata siempre de un hombre de prestigio, maduro pero vital, siempre constructivo. Un hombre en el que se podrá confiar, sobre todo en el que tendrá siempre apoyo y protección.


Si por el contrario sale el Emperador en posición invertida, significa una actitud despótica que le impedirá ver la realidad. Aparecerá un hombre egocéntrico.
Profesionalmente, se anuncia un fracaso, porque el proyecto en cuestión no era lo bastante sólido.


En el plano afectivo, representa una unión poco sólida, discusiones y falta de control de las emociones y de los sentimientos.
Como persona, puede aparecer un padre inflexible, un hombre egoísta.


 Esta carta se alarga en el tiempo. El acontecimiento se produce aproximadamente en un mes, pero los efectos son duraderos.

Para hacernos una idea de cómo es una baraja de Tarot lo mejor que podemos hacer es acercarnos a ella. Tal vez conocemos las cartas del Tarot porque hemos oído hablar de ellas, hemos leído algún comentario o incluso en alguna ocasión nos han echado las cartas, pero quizá no hemos reparado demasiado en ellas. Si sentimos interés o nos atraen de una forma especial, una manera de saciar la curiosidad es adquirir una baraja en cualquiera de los establecimientos que se venden. Este paso no requiere ninguna dificultad.

Se compone de un total de 78 cartas, 22 son los arcanos mayores y 56 son los arcanos menores. Existen una gran variedad de teorías sobre su origen pero en la actualidad sigue sin conocerse. En 1781 Court de Gebelin piensa que los arcanos mayores tenían uno origen egipcio, otros dicen que su origen es hebreo y otros que las simbología es una traducción o adaptación de los símbolos viquingos a la época. Lo cierto es que se ha convertido en uno de los sistemas adivinatorios por excelencia y en todos ellos se mantiene su simbología.

Los arcanos menores, son en total 56 que corresponden en realidad a los cuatro palos de la baraja tradicional española, oros, copas, espadas y bastos y que tienen una correspondencia con la baraja francesa.

    * Oros --------- Tréboles
    * Copas -------- Corazones
    * Espadas ------ Picas
    * Bastos ------- Diamantes

Tarot es el nombre que recibe la baraja de cartas que se emplea como método de adivinación. Muchas son las páginas que se han escrito sobre su procedencia, pero nadie, ni los más eruditos, han dado todavía con la clave de su origen. Algunos han creído ver en los símbolos del Tarot los misterios egipcios contenidos de forma jeroglífica en templos y bibliotecas; otros lo han comparado con la Cábala judía, el chamanismo celta o los oráculos de Caldea, por poner algunos ejemplos. Posiblemente los orígenes más cercanos del Tarot hay que situarlos en la Italia del siglo XV. En el año 1442, en las cortes ducales de Venecia, Milán, Florencia y Urbino aparecieron las primeras barajas pintadas y diseñadas a mano por artistas de prestigio con las que se realizaban diferentes tipos de juegos. Posteriormente los gitanos, grandes adivinadores y jugadores de cartas las utilizaron como método adivinatorio y las difundieron por Europa. Durante el siglo XVIII en Francia tuvo una gran acogida como práctica adivinatoria dado el ambiente ocultista que reinaba en la época. Lo cierto es que, a pesar de sus usos iniciales y de las constantes modificaciones que ha sufrido en cuanto a número de cartas y diseño, e incluso de haber sido perseguido por el clero y la Inquisición, el Tarot ha pervivido a lo largo de los siglos y ha llegado a nosotros convertido en una de las prácticas adivinatorias que goza de mayor popularidad y posee un considerable número de adeptos.