Esencias naturales, polvos, propiedades y usos
images_fader/iacf1.jpg

Como ya hemos dicho al hablar de las esencias naturales extraídas del mundo vegetal, las plantas poseen un poder innato que procede de la energía que reciben de la Naturaleza. De esta manera se convierten en grandes depósitos de energía positiva y buena suerte que pueden transmitir al hombre. En los trabajos mágicos se utilizan enteras o molidas. En este segundo caso obtenemos un polvo que tiene las mismas propiedades que la planta de donde procede. Las plantas se pueden adquirir en tiendas esotéricas y herbolarios o recogerlas nosotros mismos en el campo. Las dejamos secar y las trituramos muy bien. El polvo que obtenemos lo podemos utilizar de varias formas diferentes: baños, sahumerios, unciones, amuletos y riegos.

PROPIEDADES MÁGICAS DE LOS POLVOS

Para conocer las propiedades mágicas de los polvos podemos remitirnos al apartado de "esencias y aceites". Tienen las mismas propiedades que las esencias ya que proceden de la misma planta. El tomillo, por ejemplo, convertido en polvo tiene las mismas propiedades que la esencia de tomillo, es decir, es un estimulante general, da fuerza y valor, ayuda en la depresión e induce sueños agradables.

FORMAS DE USO DE LOS POLVOS
Cualquiera de los usos que le demos a los polvos, (baños, sahumerios, unciones, etc.), el objetivo es siempre estimular y fortalecer nuestro deseo, ayudarnos a concentrarnos y potenciar nuestras capacidades mentales para conseguir el propósito deseado para nosotros mismos o para los demás. Exponemos a continuación algunos de los usos más comunes que podemos darle a las plantas trituradas y convertidas en polvo.

- Baños: el baño lo podemos realizar de dos formas:

1. En el agua de la bañera se echan directamente los polvos.

2. Se hierven los polvos en agua y la infusión se incorpora al agua de la bañera.

- Sahumerios: se queman los polvos sobre carboncillos encendidos y dejamos que el humo resultante impregne nuestro cuerpo desnudo. Es aconsejable al mismo tiempo que recemos una oración apropiada con nuestro propósito o simplemente que verbalicemos nuestro deseo.
- Unciones: las podemos realizar de dos maneras:

1. Utilizando el polvo en seco nos tocamos aquellos puntos del cuerpo afectados o en los que queremos influir. Puede ser la garganta, las manos, el entrecejo, etc. Esta operación también la podemos realizar con otra persona. Primero tocamos nosotros el polvo y luego tocamos a la persona o lo echamos directamente sobre una prenda que vaya a utilizar el destinatario de la unción. Igual que con las esencias y los aceites, las unciones con polvos son muy apropiadas para activar los chacras.

2. Preparamos una infusión y con ella nos untamos todo el cuerpo o sólo aquellas partes sobre las que queremos influir. Las infusiones también se pueden utilizar para activar los chacras.

- Amuletos: introducimos en una bolsita el polvo adecuado para el fin deseado y lo llevamos encima hasta que se cumpla nuestro deseo. Podemos utilizar el polvo de una sola planta o polvos de varias plantas cuyos usos mágicos sean iguales. Por ejemplo si queremos que aumente nuestro deseo sexual podemos introducir en la bolsita polvo de canela mezclado con polvo de vainilla.

- Riegos: cuando queremos transferir una energía o un deseo a un lugar podemos utilizar este método. Es muy recomendable también para limpiar ambientes de energías negativas o malas influencias. Se puede realizar de tres formas diferentes:

1. Echamos el polvo directamente en el sitio que hemos elegido.

2. Echamos el polvo en el agua de fregar o regar y humedecemos la zona.

3. Preparamos una infusión y se la incorporamos al agua antes de humedecer el lugar.

Polvos, esencias y aceites, todo procede de las hierbas que encontramos a nuestro paso y que la Naturaleza nos regala desinteresadamente. De ellas obtenemos la fuerza necesaria para conseguir el equilibrio energético de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Pero sobre todo es necesario insistir en que los auténticos motores de la magia somos nosotros. El poder mental, la fuerza creativa, la relajación, la concentración en el acto que estamos realizando, nuestras visualizaciones, la actitud positiva, todo forma parte de ese esfuerzo que tenemos que realizar para que el acto mágico alcance el éxito deseado.